viernes, 26 de octubre de 2007

Entrevista en LUN: Las revelaciones de Eduardo García y Guillermo Leppe, historiadores del balompié chileno


Diario Las Últimas Noticias, Domingo 19 de noviembre de 2006

Esteban Abarzúa A.

Hizo mucho calor aquel día de febrero en Santiago, cuando las selecciones de Chile y Argentina empataron a un gol en el Nacional, por el Sudamericano de 1945. Eduardo García recuerda muy poco del partido en sí. Era apenas un niño, pero sí tiene claro que fue la primera tarde de fútbol de su vida y que para matar la sed “vendían a peso la chupada de agua”.

Guillermo Leppe, en cambio, se complica con los apuntes de su biografía. Él quiere contar la historia del fútbol, no la suya, aunque a la pasada sostiene que por sus venas corre sangre alemana y menciona a un abuelo llamado Wilheim Loep como fundador de su familia. “En el registro civil le cambiaron el apellido”, dice.

Ambos empezaron a reunir datos y objetos futboleros a muy corta edad, de modo que hoy, adentrados ya en la madurez, son dueños de una asombrosa colección que les permite soñar con la publicación de un cerro de libros, abrir un museo y dejar testimonio de un saber balompédico casi desconocido por el hincha. Ellos, García y Leppe, fanático de la U el primero, devoto colocolino el segundo, son los misteriosos fundadores del Instituto de Historia y Estadística del Fútbol Chileno, que sólo ahora, a once años de su fundación, decidió salir de las sombras.

“¿Sabía usted que…?”
Papeles en mano, cuentan que el 15 de agosto de 1883 fueron vistos en Laguna Verde, cerca de Valparaíso, varios sportmen ingleses aficionados al cricket ensayando el juego del football, en la denominada Cancha de los Gringos. “Es la primera noticia que da fe de la práctica futbolística en suelo chileno. Tenemos todos los datos desde ese día hasta la actualidad”, agrega Leppe, un hombre tenso donde los haya que siempre lleva encima una chaqueta alusiva a la selección germana. “Durante el pasado Mundial fui a las tiendas de Falabella y Ripley. Me compré todos los buzos de Alemania”, explica.

Empieza el bombardeo de nombres, fechas y fotografías en sepia. El primer club de fútbol, “o sea sin cricket y sólo de fútbol”, fue fundado por los hermanos Ramsay en 1897: el Atlético Unión. Salió campeón todos los años hasta que se disolvió una década después. “Eso fue porque perdieron un clásico contra el Thunder, de los padres franceses, en 1906. Era el primer clásico que perdían y no pudieron soportarlo”, sentencia Leppe, justo cuando García, veinticinco años mayor, lo interrumpe. “¿Sabía usted que David Arellano jugó por la U?”, dice.

Leppe retoma la palabra. “David Arellano era profesor normalista y en esa condición jugó varios clásicos universitarios contra la Católica. Estamos hablando de 1923. Cuando se fundó Colo Colo el 25 siguió defendiendo los colores de la U, él llevó esa insignia en el pecho. Y había otros colocolinos que jugaban por la UC. Era normal que así fuera”, dice.

Colo Colo en 40 tomos
Hace dos viernes el instituto les entregó un premio de carácter nacional al ex jugador Elías Figueroa como “el mejor futbolista de nuestra historia” y al periodista Fernando Solabarrieta, “por su ayuda en la difusión de la historia del fútbol” a través de su programa televisivo “Había una vez”. García y Leppe estaban emocionados porque era su primer acto de figuración pública, el primero de un capítulo que según ellos recién comienza. “Vamos a publicar muchos libros. Tenemos una historia de Colo Colo en cuarenta tomos casi escrita”, cuenta Leppe.

-¿Y qué vas a contar ahí, Guillermo? Son miles de páginas.

-Todo lo que se puede contar de Colo Colo, porque lo tengo todo: jugadores, dirigentes, secretarias, aguateros, desde Nicolás Arroyo hasta Ramitos.

-¿Quién fue Nicolás Arroyo?

-Arquero del segundo equipo de Colo Colo en 1925, aguatero y paramédico del primer equipo.

La conversación salta de año en año. Es imposible seguirles el ritmo. Eduardo García recuerda la época en que siguió a la U donde jugara, “casi todos sus partidos”, entre 1949 y 1969. Luego dice que le interesa contar todo esto porque su abuela murió a los 102 años y que “ella conoció a gente que vivió en los primeros años de la república, los héroes de la Guerra del Pacífico, muchas historias que no fueron contadas y que se perdieron para siempre”. Guillermo Leppe, con una amarillenta foto de David Arellano entre las manos, en la que el ídolo colocolino aparece con la camiseta de Magallanes, afirma que tiene una camiseta de Colo Colo de 1925 y el acta original de la fundación del club, salvada de un incendio.